La fe y el ateísmo

4 noviembre 2015

La fe es un libro, del siempre interesantísimo, Armando Palacio Valdés. En su día conocí a este autor, gracias a que en mi trabajo editamos Tristán o el pesimismo (me imagino que estará descatalogado), una especie de réplica de Cándido o el optimismo de Voltaire.

También es excelente la adaptación que hace Rafael Gil en 1947 con Amparo Rivelles y Rafael Durán como protagonistas, con los que volvía a trabajar después de haberlo hecho en otra gran película del cine patrio como es El Clavo (1944) o en Eloisa está debajo de un almendro (1943)… pero otro día hablaré de más cine español.

Lo que más me ha interesado de esta película es el diálogo que se produce entre el padre Gil (Rafael Durán) y el ateo Alvaro Montesinos (Guillermo Marín) y que aquí os reproduzco:

Después de publicar mi entrada sobre el mito de caverna, entrevistan a Gustavo Bueno, en Radio 3, y dice cosas tan interesantes como esta…

http://www.rtve.es/drmn/embed/audio/3317019

Sobre todo me resulta particularmente interesante su comentario sobre las redes sociales, que vienen a decir lo mismo que decía yo en dicha entrada.

El mito de caverna

7 octubre 2015

Parece que todo el mundo conoce  o ha estudiado alguna vez el Mito de la caverna de Platón… Si, ese mismo, en el que unos individuos están atados dentro deuda caverna y en la que sólo pueden ver sombras proyectadas… bueno, no lo voy a volver a contar, si alguno lo quiere repasar lo puede encontrar aquí.

Esto que parece que todos conocemos y tenemos superado, creo que realmente no somos conscientes hasta que punto sigue siendo vigente en la actualidad.

Las personas viven en sus propias cavernas, la TV, internet… nos ofrece unas sombras proyectadas una realidad que está ahí fuera esperándonos. Entonces ¿vivimos todos dentro de una caverna? Evidentemente no. ¿Qué marca la diferencia entre unos y otros? ¿Por qué si todos vemos la TV o consultamos internet a diario hace que estamos unos dentro y otros fuera de dicha caverna? Por la EDUCACIÓN.

La EDUCACIÓN, así, con mayúsculas. Sólo atreviéndonos a pensar por nosotros mismos conseguiremos salir de esa caverna, y ese pensar por nosotros mismos (una de esas cosas de la que se ocupa la filosofía), sólo se consigue a través de la educación. Una educación que nos brinde conocimientos suficientes para ser libres; libres de nuestras cadenas que nos tienen sometidos a ver sólo unas sombras en un mundo de realidades. Y solo el que conoce la realidad es capaz de actuar sobre ella. El ignorante, siempre será esclavo de su ignorancia, y sólo conseguirá romper sus cadenas a base de conocimiento.

Cuando Sócrates decía a aquello de “solo sé, que no sé nada” estaba claro que sabía demasiado cosas, pero sobre todo era consciente de las cosas que no sabía El problema de la ignorancia es no saber que realmente no sabes algo, o peor aún, creemos conocer cosas que realmente no conocemos (como le pasa a nuestros amigos de las cavernas, que creen que la verdad se esconde en las sombras proyectadas), pero sin saber que esa realidad es falsa y ficticia…

In vino veritas

16 septiembre 2015

Bajo este sugerente título (en el vino esta la verdad), se esconde a modo de diálogo platónico un decepcionante análisis del amor, llevado a cabo de por Sören Kierkegaard.

Realmente no llega a hacer un análisis del amor casi en ningún momento (el primer y joven contertulio sin ninguna experiencia amorosa, es el único que habla del tema), más bien es un análisis de la mujer, desde un punto de vista machista y misógino; el cual intenta arreglar al final, con el último contertulio no dando verdaderas razones en defensa de la mujer sino intentándonos convencer del desconocimiento que el resto de los contertulios tiene, pero sin mostrar realmente argumentos de igualdad (hombre vs mujer). Desde un punto de vista de superioridad masculina, intentar ver las cosas positivas en las mujeres y que los demás asistentes a la fiesta no ven.

En cualquiera de los casos pasa una y otra vez sobre todos los topicazos que hasta nuestros días, se han mantenido sobre las mujeres… además de adornarlo todo de los clásicos calificativos como que son el “sexo débil”, que no pueden participar de una conversación, dado que sólo “cacarean”, o que apenas tienen un criterio fijo durante unos segundos, ya que no son capaces de tener una opinión sobre algo, son incapaces de pensar, etc…

El otro día escuchaba a una vecina de mi pueblo, ejecutiva de una gran empresa, que estaba demostradísimo que las mujeres no tienen capacidades para las matemáticas, ni tampoco para dirigir un equipo de trabajo… (ella lo hace, pero es la excepción).

Hay que partir de la base de como en el pensamiento occidental, el menosprecio a la mujer ha sido patente durante siglos. Muchos de los grandes pensadores occidentales como Kierkegaard han sido participes de esta concepción que tanto ha calado en nuestra sociedad… claro de él tampoco es él único hay que recordar frases célebres como la de Albert Einstein:

La mujer, está donde le corresponde. Millones de años de evolución no se han equivocado, pues la naturaleza tiene la capacidad de corregir sus propios defectos.

No es de extrañar la falta de oportunidades de las mujeres en la vida, mucho más en el mundo laboral… Hasta mediados del s. XX las mujeres no tuvieron derecho a estudiar, a votar, a trabajar… y todavía hoy nos encontramos con mujeres que en esta falta de oportunidades, truncada por el patriarcado, ven una falta de capacidad intelectual; claro que con el escaso apoyo de los intelectuales de todas las épocas, siempre será difícil que esa igualdad llegue.

Libre albedrio

2 septiembre 2015

Os dejo una interesante secuencia de la película Destino Oculto:

En uno de los último capítulos de la novela “La Bodega” de Pablo Zapata Lerga, editado por Última Línea, me encuentro con esta interesante descripción de lo que podría ser un momento de cambio político:

“Las nuevas elecciones supondrían la posibilidad de la libre participación de los partidos políticos. Todos eran presa del señuelo de un paraíso de honradez, de justicia, de igualdad, de participación. Era la alucinación colectiva de un paraíso político nacido del espejismo que les producía la travesía del desierto histórico que habían vivido.”

Aunque la novela se presenta en un contexto histórico totalmente diferente al actual, no ha dejado de llamarme la atención ciertas similitudes. Nuevos partidos como Podemos o Ciudadanos irrumpen en nuestro mapa electoral… y si eso fuera poco plataformas y colectivos se unen con otros partidos para presentarse dentro de un marco de unidad popular.

Unos nos dicen que van a regenerar la vida política, perpetuando las que siempre han existido; otros nos dicen que es hora de que se escuche la voz de la gente, entre todos podemos cambiar las cosas…. sin que realmente cambie nada.

En fin todos vivimos esperanzados ante el señuelo de la honradez, justicia, igualdad y participación como dice el autor del libro; pero la cuestión es, si esto será un mero señuelo para que piquemos un nuevo anzuelo ante el espejismo que nos producen o realmente será el cambio verdadero.

No hay mejor manera que insensibilizarte ante una noticia que ponértela 24 horas al día. Dejamos de hacer caso, a los ataques de Israel a Palestina.. o a los casos reales de muerte por ébola… (lo que ha quedado en el inconsciente colectivo fue el sacrificio del perro Excálibur).

Como consiguen esto (con la noticia del ébola por ejemplo):

1º te saturan con una información (tantos infectados de ébola en África)

2º la banalizan (van a sacrificar un perro por posible contagio de ébola)

3º se olvida (no vuelven a hablar de este tema aunque sigan muriendo cientos de personas en África).

Esto es lo que suele suceder en la era de la información en la que vivimos…

Pero volvemos al shock de las redes sociales y los efímeros comentarios a 140 caracteres. Lo que destaca y define como transparencia, es el exceso de información en medios de comunicación y redes sociales, banalizando cualquier tipo de contenido y vaciándolo por completo de su esencia.

La navaja de Ockam

10 marzo 2015

25_OCKHAMLa navaja de Ockham, probablemente la más afilida de toda la filosofía…

24_Craven_yelConsumo