A Spinoza muchos le consideran el padre del ateísmo en Occidente, y probablemente sea cierto… ¡o no!

Teniendo en cuenta la época en la que le tocó vivir es muy difícil que alguien se desligara de la idea de Dios. Quizás el que más se aproximó fue él, pero aun así me cuesta creer que que sus principios panteistas fueran un alejamiento de Dios. Pero vayamos por partes…

De tradición judía, le excomulgaron por sus ideas transgresoras y coqueteó con el catolicismo. Lo cierto es que se podría decir que más que no creer en Dios, no creía en la religión. Él creía en una fuerza superior, que era la que ordenaba las cosas del mundo. Pero esa idea de Dios era panteísta (realmente Dios estaba en todas las cosas, en todas partes… en la naturaleza), y precisamente por usar un concepto tan amplio de Dios llevó a sus coetáneos a tacharle de lo que no era.

No hay que olvidar que tenemos en Spinoza uno de los representantes más importantes de la tradición racionalista de la filosofía, en la que conocemos las cosas a través de la razón (y no de los sentidos como afirman los empiristas). Los racionalistas parten todos del concepto de sustancia (la sustancia es aquello que no necesita otra cosa para ser explicada). Es decir partimos de un primer concepto que no nos lo da los sentidos, sino la razón y que partimos que es cierto.

De esta forma en función de filósofo del que hablemos tendremos distintas categorías de sustancias (para Descartes eran tres), Spinoza en un ejercicio de simplificación la reduce a una. Esta sustancia es Dios, pero como principio que no necesita de ninguna otra explicación (ni causa para existir). Pero para no liarse con otras sustancias, tenemos que que tiene que dar una explicación a la materia… al alma… Spinoza dice que la sustancia primera (Dios) está en todas las cosas, en todas partes, así que forma parte de nuestra alma, de nuestro cuerpo, etc…

Bueno no sé si esto es un poco lío, desde luego su concepto de Dios es más amplio y más inteligente o racional que se había dado hasta su época, pero me parece un poco arriesgado afirmar que pudo ser el primer ateo.

Anuncios

¿Si este es el mejor de los mundos posibles, cómo serán los otros?Cómic sobre Cándido o el Optimismo de Voltaire.

Cándido o el Optimismo

5 octubre 2010

En esta breve e interesante novela filosófica, Voltaire nos plantea varias cuestiones de interesantes.

La primera y principal  es su mordaz crítica a Spinoza y a su máxima “este es el mejor de los mundos posibles”. A través de los personajes y las innumerables desgracias, que les pasa a los largo de sus viajes, Cándido intenta guardar un irreal optimismo repitiendo siempre que sí dichas desgracias suceden son por que tienen que ser así, ya que Dios ha creado el mejor de los mundos posibles y todo lo que pasa en el mundo, sucede siempre, para bien.

“Cándido atónito, desconcertado, confuso, ensangrentado y temblando, decía entre sí: ¿Si este es el mejor de los mundos posibles, cómo serán los otros? Vaya con Dios, si no hubieran hecho mas que azotarme las espaldas, que ya los búlgaros me habían hecho el mismo agasajo. Pero tú, mi querido Panglós, el mayor de los filósofos, ¿porqué te he visto ahorcar, sin saber por qué?”

Pero como sí fuera, un dialogo platónico, vamos pasando por distintos personajes que van defendiendo distintas posturas vitales (o filosóficas), según van aconteciendo los hechos. De esta forma, a parte de Cándido que intenta permanecer siempre optimista ante tanta desgracia que le va sucediendo y su maestro Panglós; nos encontramos con al cuerdo Cámcabo, que acompaña a Cándido por el nuevo mundo y como Sancho a Don Quijote, le da dosis de cordura y pragmatismo, a su ingenuo acompañante; o la Vieja que después de haber nadado en la abundancia en su juventud, una sería de desgracias la arruinan y la deforman físicamente, llega a la conclusión de que la vida hay llevarla de forma estoica y no quejarse de las desgracias que nos acontecen, ya que están nunca se pueden evitar.

Pero para concluir, hay que hacer una reflexión sobre la última frase de la novela: “[…] pero tenemos que cultivar el jardín.” Por mucho que este sea el mejor de los mundos posibles, y poco podamos hacer ante los designios de dios, si nosotros no ponemos de nuestra parte (es decir, no cultivamos nuestro jardín), nunca seremos felices o por lo menos que nuestra vida sea mejor.

Cita

28 marzo 2009

Si no quieres repetir el pasado, ¡estúdialo!

Spinoza