Otra vez Tabú

7 febrero 2018

Este programa se está convirtiendo en un imprescindible en mi programación televisiva.

La nueva temporada (la segunda parte de la segunda temporada), trata sobre el machismo.

Retratando todos los puntos de vista, pero desde una posición evidentemente (y lógica) parcial, va haciendo un recorrido por todas sus variantes: micromachismos, mujeres maltratadas, hombres maltratadores… Con cada una de estas variantes, nos muestra una sociedad, que lejos de acabar, con una de las mayores lacras de la sociedad, hace más que evidente, que aún nos queda mucho camino por recorrer.

Anuncios

¡Vámonos, Bárbara!

20 septiembre 2017

Película atrevida y en cierta forma transgresora, dirigida por Cecilia Bartolomé con Amparo Soler Leal, Cristina Álvarez, Iván Tubau, Julieta Serrano de 1978. Tenemos que situar la película en un contexto histórico en España, en que todavía faltarían al menos 2 o 3 años para legalización del divorcio.

Durante la película observamos a un grupo de mujeres empoderadas, que no se amedrentan ante nada y son capaces de tomar las riendas de sus vidas, cueste lo que cueste.

Con testimonios de mujeres, realmente desgarradores (como la escena del autobús), mostrando la sociedad machista en la que se vivía (y de la que aun por desgracia quedan demasiadas reminiscencias).

Una gran película feminista y femenina, que no pasa de moda.

Feminismo del S XVIII

6 septiembre 2017

En el s XVIII, en plena ilustración, se empezó a luchar contra el patriarcado (del cual aun todavía somos víctimas). Dos mujeres Olympe de Gouges en Francia y Mary Wollstonecraft, fueron precursoras del movimiento feminista.

Olympe, escribió la Declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana, en respuesta a la Declaración de los derechos del hombre y los ciudadanos, proclamados durante la Revolución Francesa, ya que estos cuando hablaba del hombre y los ciudadanos no lo hacía en un sentido general, sino en un sentido totalmente literal en el que sólo era el género masculino el que podía disfrutar de estos derechos. ¡Qué mas decir de ella! a los dos años de haber escrito dicha Declaración murió guillotinada.

Por cierto, esta gran defensora de los derechos anteriormente ya había escrito Reflexiones sobre los hombres negros, en el que defendía intensamente la abolición de la esclavitud.

En algún momento dijo:

“La constitución es nula si la mayoría de los individuos que componen la nación no ha cooperado en su redacción.”

Mary Wollstonecraft por su parte, escribió Vindicación de los derechos de la mujer, en el que critica que la mujer sea inferior por naturaleza al hombre. Tanto hombres como mujeres son seres racionales y como tales son iguales. Ahora eso sí, difícilmente va a salir de su lugar (impuesto por el hombre) si no tiene las mismas oportunidades que ellos, es decir, si no tienen acceso a la cultura, y no son educadas en igualdad.

“Es tiempo de efectuar una revolución en los modales de las mujeres, tiempo de devolverles su dignidad perdida y hacer que, como parte de la especie humana, trabajen para reformar el mundo, mediante su propio cambio”.

In vino veritas

16 septiembre 2015

Bajo este sugerente título (en el vino esta la verdad), se esconde a modo de diálogo platónico un decepcionante análisis del amor, llevado a cabo de por Sören Kierkegaard.

Realmente no llega a hacer un análisis del amor casi en ningún momento (el primer y joven contertulio sin ninguna experiencia amorosa, es el único que habla del tema), más bien es un análisis de la mujer, desde un punto de vista machista y misógino; el cual intenta arreglar al final, con el último contertulio no dando verdaderas razones en defensa de la mujer sino intentándonos convencer del desconocimiento que el resto de los contertulios tiene, pero sin mostrar realmente argumentos de igualdad (hombre vs mujer). Desde un punto de vista de superioridad masculina, intentar ver las cosas positivas en las mujeres y que los demás asistentes a la fiesta no ven.

En cualquiera de los casos pasa una y otra vez sobre todos los topicazos que hasta nuestros días, se han mantenido sobre las mujeres… además de adornarlo todo de los clásicos calificativos como que son el “sexo débil”, que no pueden participar de una conversación, dado que sólo “cacarean”, o que apenas tienen un criterio fijo durante unos segundos, ya que no son capaces de tener una opinión sobre algo, son incapaces de pensar, etc…

El otro día escuchaba a una vecina de mi pueblo, ejecutiva de una gran empresa, que estaba demostradísimo que las mujeres no tienen capacidades para las matemáticas, ni tampoco para dirigir un equipo de trabajo… (ella lo hace, pero es la excepción).

Hay que partir de la base de como en el pensamiento occidental, el menosprecio a la mujer ha sido patente durante siglos. Muchos de los grandes pensadores occidentales como Kierkegaard han sido participes de esta concepción que tanto ha calado en nuestra sociedad… claro de él tampoco es él único hay que recordar frases célebres como la de Albert Einstein:

La mujer, está donde le corresponde. Millones de años de evolución no se han equivocado, pues la naturaleza tiene la capacidad de corregir sus propios defectos.

No es de extrañar la falta de oportunidades de las mujeres en la vida, mucho más en el mundo laboral… Hasta mediados del s. XX las mujeres no tuvieron derecho a estudiar, a votar, a trabajar… y todavía hoy nos encontramos con mujeres que en esta falta de oportunidades, truncada por el patriarcado, ven una falta de capacidad intelectual; claro que con el escaso apoyo de los intelectuales de todas las épocas, siempre será difícil que esa igualdad llegue.