Actualidad

Fotografía y redes sociales

En la versión moderna de La vida secreta de Walter Mitty, cuando Walter por fin encuentra al fotógrafo Sean O’Connell, esté aparece esperando a un leopardo de las nieves (el gato fantasma, por que nunca se deja ver)… después de días esperando le dice a Walter:

– Las cosas hermosas no buscan llamar la atención.

Por fin aparece el leopardo… y Walter le pregunta cuando va a sacar la foto. Él responde:

– A veces no la saco si me gusta el momento, a mi personalmente no me gusta que me distraiga la cámara, quiero formar parte de ello.

– ¿Formar parte? – preguntar Walter.

– Si estar ahí, estar aquí…  ya está, se acabó.

Las acciones compulsivas, sólo nos llevan de una forma u otra a consumir, consumir, consumir… da igual consumir en unos grandes almacenes, que consumir a la hora de hacer nuestras fotos. La manera que se tiene ahora de hacer fotografía (sobre todo con el móvil) es compulsiva, no hay una reflexión detrás de cada imagen, sólo un intento de demostrar donde estamos y que hacemos y compartirlo cuento antes en nuestras redes sociales… esa imagen mañana se perderá en la marea de las miles de publicicaciones que recibimos y a nadie le interesará; problemente ni a nosotros mismos.

Anuncios
Estándar
S. XX

No quiero trabajar

Si cuesta romper con los prejuicios, cuesta mucho más cuando toda la sociedad esta deacuerdo con algo y cuando digo toda, es toda.

Leyendo el libro de Bob Black, La abolición del trabajo (Ed. Pepitas de calabaza), te das cuenta de hasta que punto tenemos inculcado que el trabajo es bueno, que el trabajo dignifica, de echo es algo que ha conseguido poner de acuerdo a capitalistas, comunistas o nazis…

Bien Bob Black nos invita a que dejemos de trabajar, termina su libro diciendo: “Nadie debería trabajar jamás. Proletarios de todos los paises… ¡Relajaros!”

Este partidario del pleno desempleo, nos dice que debemos tomarnos la vida y sobre todo nuestros quehaceres cotidiaos de forma más relajada, más lúdica. Debemos jugar más y divertinos con lo que hacemos: “Si los troskistas agitan a favor de la revolución permanente. Yo agito a favor de la diversión permanente”.

A mí, mi trabajo me gusta, no puedo decir otra cosa, pero como bien dice Bob en el momento que estoy 8 horas seguidas delante del ordenador día tras día, deja de convertirse en algo en lo que disfruto, por algo que me hace sufrir y los tiempos de descanso, dejan de ser divertidos también, ya que estoy demasiado preocupado en descansar o desconectar, para que sean momentos de disfrute. Son sólo momentos de no-trabajo… son momentos para recuperarme y volver a trabajar.

Bob no aboga por que no hagamos nada, sino simplemente que hagamos las cosas que nos apetezcan, cuando nos apetezcan… y sobre todo que disfrutemos con lo que hacemos sin tener que estar haciendo por obligación a cambio de un salario: “Hay que transformar el trabajo en un abanico de placenteros pasatiempos lúdicos y artesanales”

Bueno,si quereis leer algo más sobre este tema os dejo un enlace muy interesante:

http://weblogs.clarin.com/revistaenie-nerdsallstar/2009/01/07/no_trabajes_nunca/

Estándar
S. XX

Vuelta al cole…

“…a los niños se le envía a campos de concentración juveniles, llamados “escuelas”, fundamentalmente para que dejen en paz a mamá sin dejar de estar controlados, pero también para que adquieran de paso los hábitos de obediencia y puntualidad, tan imprescindibles para un trabajador.”

Bob Black, La abolición del trabajo (Ed. Pepitas de calabaza)

Estándar