Actualidad

La manipulación

Ya he hablado varias veces de como estamos anestesiados y el problema de la sobre estimulación causada por todos lo tipos de gadget que nos encontramos en nuestro entorno… bien aquí os dejo una intereante película, dirigida por Chicho Ibañez Serrador, para su serie Historias para no dormir… ¡Juzgad vosotros mismos!

…y espero que esta noche no os durmais en el sofá delante de la TV. Je je je…

Anuncios
Estándar
S. XX

Wittgenstein

Curiosa película sobre la vida del filósofo vienés, a parte de exponer la parte central de su filosofía, también nos muestra interesantes pinceladas de su vida. La puesta en escena totalmente teatral, le da un carácter minimalista que ayuda a centrarnos en lo verdaderamente importante de la palícula, el guión…

En fin merece la pena verla, aunque sólo sea por conocer un poco mejor a uno de los grandes y mas influyentes filósofos del S.XX.

Estándar
Actualidad

La revolución

Desde hace tiempo vengo comentando con varios amigos, que no creo que se produzca una gran revolución, que los cambios que se están produciendo en ciertos sectores de la sociedad, son pequeños pero constantes.

Son cambios en nuestros hábitos de consumo, en nuestra manera de pasar el tiempo de ocio, cambios que al fin y al cabo sólo nos afectan a nosotros, pero que cada vez somos más los que los llevamos a la práctica.

Pues bien veo que este discurso mio, tiene mucho más tiempo del que pensaba, que ya en tiempos de la Tierra Media, había algunos que pensaban como yo:

Estándar
Existencialismo

El gabinete del Dr. Caligari

Viendo, una vez más, la película El gabinete del Dr. Caligari; volví a pensar en el problema de la identidad. En dicha película, nos cuenta como como un hombre se ve presa del maléfico plan del Dr. Caligari, que a través de Cesare (un sonámbulo que actúa bajo su voluntad), matan a gente inocente.

Dicho hombre, llamado Francis, nos cuenta como sucedieron los acontecimientos, durante una feria ambulante… cuando termina de contar la historia nos encontramos con un giro inesperado en la historia, un giro de tuerca, en el argot cinematográfico (el primero en la historia del cine, según sus estudiosos). De esta forma la que parecía ser la victima, pronto se nos convierte en villano.

Durante toda la película, nos creemos que el protagonista es lo que realmente no es. Como le pasara a Descartes en su Discurso del método, parece que nuestra película ha sido obra de un genio maligno, que nos muestra una realidad defectuosa, una realidad distorsionada en la que nada es real.

Entonces ¿Cómo podemos saber lo que realmente somos, y sobre todo, quiénes somos si toda nuestra realidad esta distorsionada, como la del personaje de la película?

Bueno, cuando tratamos un caso como el del personaje de la película, poco podemos hacer, precisamente los trastornos mentales son tales porque no nos dejan distinguir lo que es real (para los demás) de lo que no lo es. No sabemos si lo que muchas veces oímos en nuestra cabeza, realmente lo ha dicho alguien o sólo ha sido una voz dentro de nuestro cerebro. Dicha voz para nosotros es real, igual que para el personaje de nuestra película, el villano es el malvado Dr. Caligari, pero para el resto de las personas todo eso no es real, es sólo producto de nuestra imaginación (o de nuestra locura).

De esta forma nuestra identidad se distorsiona, al igual que nuestra realidad, sin estar del todo seguros quiénes somos en realidad. ¿Somos víctimas del Dr. Caligari o somos pacientes de un psiquiátrico?

Bueno, esta claro, que de una forma o de otra nosotros seguimos siendo, no dejamos de “ser” aunque nuestra realidad no sea la misma que la de los demás. Podremos cambiar de forma de actuar, podremos cambiar de amigos, o cambiar de hábitos; en general estos cambios serán buenos para unos y malos para otros, y si dichos cambios se vuelven trastornos, tendremos que aprender a vivir en sociedad con ellos, si lo conseguimos, pues bien estará y sino la o bien nosotros nos apartaremos de ella o bien ella se apartará de nosotros.

Pero nunca dejaremos de ser nosotros mismos.

Estándar