Ilustración

Cómic sobre Cándido de Voltaire

¿Si este es el mejor de los mundos posibles, cómo serán los otros?Cómic sobre Cándido o el Optimismo de Voltaire.

Anuncios
Estándar
Ilustración

Cándido o el Optimismo

En esta breve e interesante novela filosófica, Voltaire nos plantea varias cuestiones de interesantes.

La primera y principal  es su mordaz crítica a Spinoza y a su máxima “este es el mejor de los mundos posibles”. A través de los personajes y las innumerables desgracias, que les pasa a los largo de sus viajes, Cándido intenta guardar un irreal optimismo repitiendo siempre que sí dichas desgracias suceden son por que tienen que ser así, ya que Dios ha creado el mejor de los mundos posibles y todo lo que pasa en el mundo, sucede siempre, para bien.

“Cándido atónito, desconcertado, confuso, ensangrentado y temblando, decía entre sí: ¿Si este es el mejor de los mundos posibles, cómo serán los otros? Vaya con Dios, si no hubieran hecho mas que azotarme las espaldas, que ya los búlgaros me habían hecho el mismo agasajo. Pero tú, mi querido Panglós, el mayor de los filósofos, ¿porqué te he visto ahorcar, sin saber por qué?”

Pero como sí fuera, un dialogo platónico, vamos pasando por distintos personajes que van defendiendo distintas posturas vitales (o filosóficas), según van aconteciendo los hechos. De esta forma, a parte de Cándido que intenta permanecer siempre optimista ante tanta desgracia que le va sucediendo y su maestro Panglós; nos encontramos con al cuerdo Cámcabo, que acompaña a Cándido por el nuevo mundo y como Sancho a Don Quijote, le da dosis de cordura y pragmatismo, a su ingenuo acompañante; o la Vieja que después de haber nadado en la abundancia en su juventud, una sería de desgracias la arruinan y la deforman físicamente, llega a la conclusión de que la vida hay llevarla de forma estoica y no quejarse de las desgracias que nos acontecen, ya que están nunca se pueden evitar.

Pero para concluir, hay que hacer una reflexión sobre la última frase de la novela: “[…] pero tenemos que cultivar el jardín.” Por mucho que este sea el mejor de los mundos posibles, y poco podamos hacer ante los designios de dios, si nosotros no ponemos de nuestra parte (es decir, no cultivamos nuestro jardín), nunca seremos felices o por lo menos que nuestra vida sea mejor.

Estándar