S. XX

Declaración universal de los derechos humanos

Artículo 2.

  • Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
  • Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.
Anuncios
Estándar
S. XX

No quiero trabajar

Si cuesta romper con los prejuicios, cuesta mucho más cuando toda la sociedad esta deacuerdo con algo y cuando digo toda, es toda.

Leyendo el libro de Bob Black, La abolición del trabajo (Ed. Pepitas de calabaza), te das cuenta de hasta que punto tenemos inculcado que el trabajo es bueno, que el trabajo dignifica, de echo es algo que ha conseguido poner de acuerdo a capitalistas, comunistas o nazis…

Bien Bob Black nos invita a que dejemos de trabajar, termina su libro diciendo: “Nadie debería trabajar jamás. Proletarios de todos los paises… ¡Relajaros!”

Este partidario del pleno desempleo, nos dice que debemos tomarnos la vida y sobre todo nuestros quehaceres cotidiaos de forma más relajada, más lúdica. Debemos jugar más y divertinos con lo que hacemos: “Si los troskistas agitan a favor de la revolución permanente. Yo agito a favor de la diversión permanente”.

A mí, mi trabajo me gusta, no puedo decir otra cosa, pero como bien dice Bob en el momento que estoy 8 horas seguidas delante del ordenador día tras día, deja de convertirse en algo en lo que disfruto, por algo que me hace sufrir y los tiempos de descanso, dejan de ser divertidos también, ya que estoy demasiado preocupado en descansar o desconectar, para que sean momentos de disfrute. Son sólo momentos de no-trabajo… son momentos para recuperarme y volver a trabajar.

Bob no aboga por que no hagamos nada, sino simplemente que hagamos las cosas que nos apetezcan, cuando nos apetezcan… y sobre todo que disfrutemos con lo que hacemos sin tener que estar haciendo por obligación a cambio de un salario: “Hay que transformar el trabajo en un abanico de placenteros pasatiempos lúdicos y artesanales”

Bueno,si quereis leer algo más sobre este tema os dejo un enlace muy interesante:

http://weblogs.clarin.com/revistaenie-nerdsallstar/2009/01/07/no_trabajes_nunca/

Estándar
S. XX

Vuelta al cole…

“…a los niños se le envía a campos de concentración juveniles, llamados “escuelas”, fundamentalmente para que dejen en paz a mamá sin dejar de estar controlados, pero también para que adquieran de paso los hábitos de obediencia y puntualidad, tan imprescindibles para un trabajador.”

Bob Black, La abolición del trabajo (Ed. Pepitas de calabaza)

Estándar
Actualidad, S. XX

Logicomix

Por azar, encontré este curioso cómic en la biblioteca. sin saber muy bien de que iba, lo cogí y sorprendido encontré una interesantísima novela gráfica sobre Bertrand Russel y su búsqueda de unos fundamentos racionales de las matemáticas.

Con dos hilos argumentales paralelos: la vida de propio Bertrand Russel, contado por él mismo en una conferencia, en la que le piden que se oponga a la II Guerra Mundial de la misma forma que se opuso a la Gran Guerra (hecho que le costó la cárcel) y con dicha escusa nos lleva a lo largo de su vida y de su búsqueda de unos pilares sólidos y permanentes en la lógica, que nos permitan distinguir la verdadera realidad de lo falso. Y por otro, la elaboración de dicha novela, en la cual nos explican el proceso, los debates de los realizadores, etc…

En fin una obra exquisita, imprescindible para los amantes del cómic y la filosofía.

http://www.logicomix.com/en/

Estándar