Actualidad

Fotografía y redes sociales

En la versión moderna de La vida secreta de Walter Mitty, cuando Walter por fin encuentra al fotógrafo Sean O’Connell, esté aparece esperando a un leopardo de las nieves (el gato fantasma, por que nunca se deja ver)… después de días esperando le dice a Walter:

– Las cosas hermosas no buscan llamar la atención.

Por fin aparece el leopardo… y Walter le pregunta cuando va a sacar la foto. Él responde:

– A veces no la saco si me gusta el momento, a mi personalmente no me gusta que me distraiga la cámara, quiero formar parte de ello.

– ¿Formar parte? – preguntar Walter.

– Si estar ahí, estar aquí…  ya está, se acabó.

Las acciones compulsivas, sólo nos llevan de una forma u otra a consumir, consumir, consumir… da igual consumir en unos grandes almacenes, que consumir a la hora de hacer nuestras fotos. La manera que se tiene ahora de hacer fotografía (sobre todo con el móvil) es compulsiva, no hay una reflexión detrás de cada imagen, sólo un intento de demostrar donde estamos y que hacemos y compartirlo cuento antes en nuestras redes sociales… esa imagen mañana se perderá en la marea de las miles de publicicaciones que recibimos y a nadie le interesará; problemente ni a nosotros mismos.

Anuncios
Estándar

Un comentario en “Fotografía y redes sociales

  1. El tocapelotas dijo:

    Por un lado, creo que el comportamiento compulsivo es inherente al ser humano, así que no hay que ser muy exigentes, mientras no haya problemas. Además creo que la mayoría de la gente hace las fotos no para que se recuerden como logros, sino para atender a la necesidad de comunicarse, la necesidad de pertenencia, de aceptación, de tener atención aunque sea por un minuto, en definitiva, cubren una de las necesidades primarias, formar parte de una sociedad. Las redes sociales son una herramienta excelente para esto, un “Me gusta” a cualquiera de tus comentarios o fotos de lo que comes, se interpreta como una sonrisa de un conocido o amigo, y esta pequeña felicidad funciona en los dos sentidos, para el que pulsa el botón para enviar una sonrisa y para el que la recibe, aunque sea por una foto intrascendente. Incluso tiene un “tercer sentido” de la misma dirección, los que ven intercambios de gestos, los asimilan como si fueran para ellos. Así que ¡gracias por las fotos de las cosas que comes, por tus selfies con gente que no conozco, y tus “Buenos dias al que sea que me escuche” de cada mañana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s