Actualidad

Sobre la democracia y el derecho

La democracia es el gobierno del pueblo, a partir de los vocablos dḗmos, que puede traducirse como «pueblo» y krátos, que puede traducirse como «poder»; como tal puede parecer de los sistemas más justos e igualitarios que existen.

Pero, no hay que olvidar que sobre la democracia esta el derecho, y que el derecho está para garantizar que esta (la democracia) sea tal.  Este orden fundamental de los conceptos se esta perdiendo, es decir, amparándonos en las libertades democráticas se están perdiendo los derechos.

¿Qué derechos? Pues los que están definidos universalmente en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

No hay que olvidar que por muy democrático que sea, no podemos exterminar a las personas, por diferencias de sexo, raza o religión… Esta decisión, quizás, sea lanzada por un gobierno electo en mayoría democrática o quizás votemos a mano alzada en un municipio que no nos gustan las personas con ojo marrones, pero estos derechos proclamados en la DUDH, han de estar por encima de gobernantes, gobiernos o cualquiera que amenace tales principios.

Anuncios
Estándar

Un comentario en “Sobre la democracia y el derecho

  1. el tocapelotas dijo:

    Algo está fallando cuando las leyes y el estado, creados para proteger a los más débiles de los abusos, y fomentar los derechos y libertades, justifican y protegen comportamientos contrarios, no sólo a estos derechos y libertades, sino a la mas mínima ética.

    Estoy convencido de que el problema no está en el sistema, sino en los inmorales que lo han pervertido en beneficio de sus organizaciones (partidos políticos u otras organizaciones políticas) o de ellos mismos. Reciben un gran apoyo porque teóricamente sus organizaciones están constituidas alrededor de las ideas y valores que públicamente defienden, aunque sus actos son contrarios a sus palabras. Esto es un problema muy humano, no somos capaces de discernir de los actos respecto de las palabras. Estamos convencidos de que una persona tiene unos elevados ideales éticos por sus discursos, pero rara vez nos fijamos en sus comportamientos. En el caso de partidos políticos es más complicado, porque suelen encontrarse diferentes discursos y actuaciones, por ejemplo, estamos convencidos de que el PSOE es un partido progresista, pero si nos fijamos en sus actos (leyes aprobadas, votaciones, acción de gobierno, excluyente con los minoritarios, …), yo claramente veo que es un partido oligárquico. Es por esto que es importante intentar eliminar las emociones de la evaluación de nuestros representantes, y esto resulta más fácil cuando recurres a un ideal superior, los Derechos Humanos, y todo lo que no encaje aquí no es correcto, independientemente de siglas y apellidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s